Follow by Email

viernes, 30 de marzo de 2012

La democracia, ¿siempre viable?

En la actual época “p.c.” (políticamente correcta) rara vez uno se para a reflexionar sobre la viabilidad del sistema político mayoritario en Occidente: la democracia (pues parece ser ésta una acción sacrílega). Sin embargo, en la literatura de la Ciencia Política, existen no pocos autores que se cuestionan viabilidad; en especial cuando las sociedades implicadas en la cuestión son de confesión islámica.

Dada la convulsión social del momento en las sociedades de la Primavera (para muchos ya Otoño) Árabe, a continuación voy a reflexionar sobre los principales argumentos esgrimidos, tanto en contra como a favor, de la adopción de dicho sistema político en los países del comentado movimiento.

En primer lugar hay autores, como David Pryce-Jones, que manifiestan que “democracia islámica” es una contradicción terminológica. Estos aducen que la base teórica del islam es incompatible con el sistema político nacido en la Grecia Clásica. Si bien es verdad que en el Corán hay determinadas frases que, quitadas del contexto de la época, parecen contradecir los principios democráticos fundamentales (como también ocurre en la Biblia, por ejemplo, con la ley del Talión); hay que matizar que esto no implica una interpretación literal de ellas. En materia de democracia lo que importan son, más que nunca, hechos y no palabras. Y el pueblo árabe está demostrando voluntad de cambio, ya no solo en las sublevaciones sino en múltiples sondeos de opinión ( véase “Arab Spring Fails to Improve U.S. Image de Rew Research Center”).




                                               Portada de un Corán



Ya en materia de índole práctica desatacan, a día de hoy, dos democracias de tradición islámica: Indonesia y Turquía. Ambas, de historia reciente, están en el punto de mira de todos los interesados en la interacción de los factores del binomio islam-democracia. Es en los errores de funcionamiento de estas sociedades, en lo que se basan los defensores de un régimen alternativo al poder popular; amparándose principalmente en la existencia de un considerable nivel de corrupción (disponible enhttp://www.transparencia.org.es/indice%20de%20percepcion%202011/TABLA_SINT%C3%89TICA_DE_RESULTADOS_IPC_2011.pdf), o de un IDH (Índice de Desarrollo Humano) bastante mediocre. Cabe aquí decir que, aunque esto sea cierto, la relación factorial “Democracia= elevado IDH y transparencia gubernamental” NO es la excepción sino la norma. Cabe esperar, pues, que la tendencia sea a mejorar la marca de estos índices.

La “inexperiencia democrática” es, quizás, el siguiente obstáculo presentado en la argumentación contraria a la cuestión planteada. Se arguye, en esta ocasión, que se necesita de un pasado, de un terreno democrático, para cimentar sobre él. Ante esto, me cuestiono: ¿Cuál era pues la historia democrática de la Europa de la Revolución Francesa? ¿O la trayectoria de poder popular de la España anterior a la Pepa cumpleañera (que, por cierto, bien ha sabido levar sus 200 años)? La respuesta: NINGUNA. Y es que no hay que olvidar que los sistemas políticos no son innatos sino que surgen a modo de convención social.


                La promulgación de la Constitución de 1812 (Salvador Viniegra)


Errores del sistema

No lo niego: en las mencionadas democracias islámicas hay fallos (…) y graves. Desde poca transparencia en la gestión de los mandatarios a intentos de represión de las voces disidentes, pasando por conflictos nacionalistas (como el entablado entre kurdos y el gobierno turco). Sin embargo (y SIN pretensión de justificarlos): ¿qué democracia es perfecta? No sé qué opinan ustedes pero yo entiendo que la “Democracia” pura solo existe como referente inalcanzable al que se debe tender. Por lo tanto, humildemente considero que se debe trabajar para corregir y mejorar las principales debilidades de las democracias existentes; así como para fomentar la creación de otras nuevas en los países (como los ubicados al sur del Mediterráneo ) que la demandan.

Señores, el pueblo árabe tiene sed de poder popular y, desde Occidente, debemos ser el agua que ayude a germinar la democracia en esta “Primavera”. Porque, a pesar de sus errores, y como dijo Wiston Churchill, ésta “es el menos malo de los sistemas políticos”.

Muchísimas gracias

jueves, 29 de diciembre de 2011

Galicia conquista un escaño europarlamentario

A escasas horas de acabar el 2011, es inevitable hacer un inventario sobre la trayectoria trazada por el año que se extingue. Porque todos sabemos, que a finales de año, balances, haberlos hailos. Y en esta tesitura de análisis, me gustaría traer a colación un hecho de gran relevancia para la democracia de nuestro país, y en especial, para la gallega: la incorporación de Ana Miranda, del BNG, al parlamento europeo.

El pasado 21 de diciembre, según informan EFE y Europa Press (que no la mayoría de los medios de comunicación) a través de diversas entidades periodísticas, la nacionalista gallega Ana Miranda asumió el acta de eurodiputada en el hemiciclo europeo. Y prácticamente, esta información parafraseada y aumentada con un par de declaraciones (que casualmente, son similares en las diversas publicaciones) lo es todo en los medios. Es decir, se responde al “qué”, “quién” y “cuándo” pero se suele eludir el “cómo”. Ni que fuera importante que la ciudadanía conozca los mecanismos democráticos para acceder al poder…

             Ana Miranda en la entrada del Europarlamento en Bruselas


Afortuandamente, y en esta ocasión, he tenido la oportunidad de conocer los datos noticiables de primera mano puesto que hace unas semanas, la nacionalista Miranda, me recibió personalmente en el edificio del europarlamento situado en Bruselas. Y allí, tras varias horas de conversación,  me comunicó un sinfín de ideas que los medios no han ¿podido? hacer llegar a su público; siendo la principal el camino recorrido para llegar a desde Galicia a Bruselas.  Se trata de un trayecto que pasa por la coalición electoral de izquierdas “Europa de los Pueblos- Verdes,” formada en España por múltiples partidos que se rotan en el escaño en función del respaldo alcanzado. Y el 2012, es el momento de Ana Miranda y del BNG. Año nuevo: escaño nuevo.
En realidad, son muchas las pretensiones del Bloque Nacionalista para llevar a cabo en Europa durante 16 meses ya de per se escasos (y en los que hay que tener en cuenta el lento ritmo característico de la rutina parlamentaria). Sin embargo, un objetivo está claro para Ana Miranda: "dar voz a Galicia, en el hemiciclo, ante los vecinos europeos".
 Por el momento, el sentir gallego ya se percibe en un europarlamento bruselense que, por ejemplo, cuenta con fotos del Prestige en la sala de fumadores y con pancartas de Nunca Máis a lo largo de los pasillos.


                                    Iconografía gallega en el hemiciclo bruselense




Será el 2012 el año en el que se verá si los buenos propósitos del BNG en Europa (en materia de Política Agrícola Común- PAC-, astilleros, fondos europeos…) se convertirán en hechos y no se quedarán solo en palabras. Aunque, siendo realistas, es probable que los medios no den buena cuenta de ello. Si ya lo advirtió Esther Filgueira en su tesis El Proceso de producción de la información: el caso del Parlamento Autonómico de Galica: “Sin el conocimiento de la actividad parlamentaria, las elecciones a la Cámara pierden parte de su sentido; pero este conocimiento solo es posible para la mayor parte del electorado a través de los medios de comunicación” (Filgueira, 1996).
 Tristemente, cuanto más conozco el periodismo actual; más quiero a mi perro.

martes, 8 de noviembre de 2011

Y me dice José Bono: “autocrítica sí, pero para los demás”


En estos días de frenética actividad política (que “inexplicablemente” suele quedar aletargada durante los 4 años pos- electorales) son múltiples los actos organizados para vender  a un candidato y a un partido como si de un producto se tratase. No importa el contenido, ni el grado e satisfacción de las necesidades ciudadanas; tan sólo importa que el consumidor- ante un oligopolio bipartidista –coloree su voto de rojo o azul (que al fin y al cabo, para que engañarnos, es lo que cuenta). ¡Viva la pluralidad de democrática!.

Y en estas reflexiones andaba yo cuando tuve la ocasión de asistir a una conferencia-coloquio de José Bono en la Universidad Pontificia de Salamanca. La verdad es que en general no decepcionó. Con una retórica envidiable y un dominio excepcional del lenguaje corporal, inició si intervención haciendo gala de  saltarse el discurso preparado para improvisar libremente; actitud ¿espontánea? que se ganó al público universitario de la sala por empatizar con su ontología.

En un hermoso, y hasta emocionante discurso (¿para qué negarlo?), sobre la necesidad de autonomía del individuo frente al grupo, de autocrítica con las corporaciones- especialmente de los políticos hacia los propios partidos- hizo creer que el marketing no tenía cabida en la “buena política” (si es que aún existe); tan solo los hechos. Afirmó literalmente “que las campañas electorales apenas son decisivas”, pues la política más que un sprint es una carrera de fondo.





Y claro, ante tales palabras, yo- ingenua de mí- le propongo (en la ronda de preguntas) que siguiendo el espíritu de autocrítica del que ha hecho gala nos cite, según su criterio, los principales errores del PSOE en la candidatura a expirar. Y es ahí cuando me contesta: “Joven, comprenderás que en plena campaña electoral no voy a hablar de errores en mi partido. ¡La imagen que daría en los medios de comunicación!”. Para eso ya están los otros ¿no?. Y claro, me quedé atónica. La culpa es mía por esperar un poco de coherencia en el discurso. ¡Si es que soy una romántica!

Entonces me vienen a la cabeza las eternas preguntas que gran parte de la clase política no es capaz de contestar. ¿Dónde están los tiempos en los que los políticos gozaban de buena consideración social? ¿Dónde están los tiempos en los que los ciudadanos se sentían representados? Es lo que yo denomino “el complejo del ubi sunt”.

Señores de la política: esos tiempos expiraron por la incoherencia de sus discursos. Por favor, España necesita más que nunca, hechos y no palabras.



lunes, 24 de octubre de 2011

Difuntos, ¿día de honra o exhibicionismo?


Se acerca el 1 de noviembre y con él una de las tradiciones que más me han asombrado desde siempre: la visita a los cementerios. He intentado en reiteradas ocasiones comprender cuál es la finalidad de este acto y todavía, a pesar de los años, no he llegado a una clara conclusión. Quizás para ustedes no sea ésta una tarea complicada, pero yo aún no he podido escoger entre una sola hipótesis de las que manejo.

La explicación más extendida sobre este ritual radica en que estamos ante un día destinado a recordar a nuestros seres queridos que han fallecido. Pero entonces salen a la luz las siguientes preguntas: ¿se puede decidir sobre los recuerdos? Es decir, ¿se puede  planear cuando vamos, y cando no, a evocar hechos pasados?

 Planteadas estas cuestiones, la respuesta más lógica (la negativa) parece no tener cabida si queremos justificar la existencia del  Día de Todos los Santos: una jornada que dedicamos a rememorar a los que ya no están. Pero entonces, lo que a priori parece un acto de honra  al fallecido se presenta  más como una necesidad de manifestar públicamente nuestro “apego”  (en caso de que exista) a los difuntos. Y es ahí cuando entran en juego aspectos tan superficiales como la ornamentación floral de las tumbas que, en la mayoría de los casos, acaba derivando en absurdas (pero no por eso menos concurridas) competiciones. Surge entonces una nueva manifestación artística del homo sapiens: los cementerios rococó.

Lo que en principio debiera ser una jornada, triste, íntima y reflexiva (por el fin de la existencia de un ser querido) se convierte en una exhibición más de nuestro poder adquisitivo. Si la moral levantara la cabeza…




LA MUERTE NO EXISTE

Y cuando estoy a punto de resignarme a  aceptar el comportamiento, un tanto hipócrita, de este día de “duelo” colectivo, me encuentro con la autobiografía de la psiquiatra Elisabeth-Kübler-Roos, La rueda de la vida (por cierto, lectura más que recomendada), que afirma que la muerte, entendida como un fin, no existe; pues es  el comienzo de la paz verdadera. Y lo más asombroso del tema es que dice hablar desde la propia experiencia (pues ha visto “EL DESPUÉS”). Si es que aún vamos a tener que festejar cada una de las muertes…

Ahora, la confusión es absoluta. Difuntos: ¿día de introspección o exteriorización, honra o exhibicionismo, duelo o festejo?

Incógnita.

Ante la imposibilidad de despejarla opto por la poesía. Abro las páginas de A mi madre, libro elegíaco de Rosalía de Castro, escrito tras la muerte de su progenitora, y leo:

" ¡Cuán tristes pasan los días!...                      
 ¡cuán breves... cuán largos son!... 
 Cómo van unos despacio, 
 y otros con paso veloz... 
 Mas siempre cual vaga sombra 
 atropellándose en pos, 
 ninguno de cuantos fueron, 
 un débil rastro dejó. 
   
 ¡Cuán negras las nubes pasan, 
 cuán turbio se ha vuelto el sol! 
 ¡Era un tiempo tan hermoso!... 
 Mas ese tiempo pasó. 
 Hoy, como pálida luna 
 ni da vida ni calor, 
 ni presta aliento a las flores, 
 ni alegría al corazón. 
   
 ¡Cuán triste se ha vuelto el mundo! 
 ¡Ah!, por do quiera que voy 
 sólo amarguras contemplo, 
 que infunden negro pavor, 
 sólo llantos y gemidos 
 que no encuentran compasión... 
 ¡Qué triste se ha vuelto el mundo! 
 ¡Qué triste le encuentro yo!... 

sábado, 8 de octubre de 2011

Septiembre 2011, alerta en Nueva York

Por alerta entiende el diccionario de la Real Academia Española en su segunda acepción una "situación de vigilancia o atención"; lo que viene a ser el ambiente respirado en  la ciudad neoyorquina en los días previos al 11 de Septiembre. Si desde los terribles-y terroristas- hechos que conmocionaron al mundo en el año 2001 el décimo primer día del mes de Septiembre se desmarcó del calendario para adquirir identidad propia, diez años después de lo acontecido, el "11 S" se alimentó todavía de un nuevo significado: "Terror Threat" (o amenaza terrorista).

Si la jornada del jueves 8 había transcurrido en la Gran Manzana con una relativa, que no absoluta, normalidad-  pues eran muchos los indicios que apuntaban a la llegada del 10º aniversario: merchandising, anuncios de  diversos actos, ediciones especiales en la prensa...- 24 horas después la ciudad y su gente habían cambiado radicalmente. La presencia policial era tal que impedía desarrollar el frenético ritmo al que Manhattan nos tiene acostumbrados: perros policía en los parques, controles de seguridad para acceder al rincón más recóndito de la isla y oficiales a pie, en coche y a caballo que no dudaban en paralizar el tráfico y cortar manzanas enteras bajo la justificación de "just in case" (solo por si acaso). Claramente estábamos ante un popular "más vale prevenir que curar". Y ustedes se preguntarán: "¿y el detonante?". Pues la intervención del acalde Bloomberg en el prime time televisivo afirmando, tras su eufemística intervención, que había posibilidades de un nuevo ataque terrorista.


Y entonces sucedió una vez más: tras la retransmisión de la amenaza, el pánico se había apoderado de una gran parte de población. Si ya nos lo había advertido Orson Welles 73 años atrás...Fueron muchos los que alteraron su rutina diaria y evitaron desplazarse hasta Nueva York; otros todavía paseaban por sus calles pero con un temor especial y aconsejando a los turistas que no cogieran el metro. Aunque bien es cierto que, por otro lado, había un sector importante de la población que lograba acallar en su cabeza las palabras "riesgo" y "amenaza terrorista"  e intentaba- que no siempre conseguía- aparentar que todo seguía igual que siempre.

Sin embargo ya nada se podía hacer ante una nueva manifestación de "Teoría de la agenda-setting", por la que se establece que los medios de comunicación de masas influyen en los temas que preocupan a la ciudadanía. Éstos habían difundido mensajes de sospecha y pánico, y de repente en Nueva York no se hablaba de otra cosa. Afortunadamente, todo se quedó en un susto (y seguro que, para más de un estudioso de las Ciencias Sociales, en una oportunidad para llevar a cabo un estudio sociológico). Por lo tanto y finalmente, el 10 º aniversario del 11 S del 2011 pasará a la historia por haber inaugurado un museo en la Zona 0 y por ser el primero en celebrar que: "Obama got Osama" (Obama obtuvo a Osama).



Señores y señoras, en memoria de los 2.973 fallecidos, "God bless America"(Dios bendiga a América).